Xbox 101: Los dispositivos de almacenamiento en Xbox Series


Xbox 101 hoy quiere tratar de introducir los datos más vitales de sobre el uso de las memorias internas y externas en Xbox Series S/X. Recuerden que no estamos entrando en temas técnicos extensos o pesados. La idea es simplificar el entendimiento.
 
Nosotros como en otras publicaciones no buscamos sonar como los genios detrás de los técnico, queremos ser claros en los puntos más importantes de las nuevas consolas y hablar de variedad de temas. El espacio de nuestro almacenamiento es una de las preocupaciones que más escuchamos de nuestros seguidores, ¿esos 512GB de Series S alcanzan realmente?, ¿los juegos pesarán mucho?

EL SSD INTERNO DE CADA CONSOLA
 
En Xbox Series, los juegos van a requerir de forma obligatoria se corran desde la memoria interna de la consola. Sabemos que tienen varias preguntas y dudas en torno espacio libre, lo que nos lleva a señalar primero de entrada los datos importantes.
  • En Xbox Series X el sistema operativo y archivos solamente dejarán 825 GB libres para todo lo demás. No está confirmado oficialmente aun cual es el tamaño final del SO en Xbox Series S, pero esperen que los valores sean similares.
  • Los juegos en Xbox Series S pesarán alrededor de un 30% menos que los juegos de Xbox Series X porque no usan activos 4K. Como los juegos se reproducen a menos resolución no ven la necesidad de que cuenten con archivos más pesados.
  • El tamaño de descarga de los juegos va a variar dependiendo del caso. Las empresas pueden optimizar de forma magistral sus juegos o hacer lo opuesto. No debemos alarmarnos ahora, pero con el paso del tiempo es probable que veamos un nuevo Modern Warfare de 150GB.
  • Microsoft ofrecerá herramientas a quienes desean usarlas para que los juegos puedan fragmentarse en archivos y que el usuario decida que instalar. Algo similar a la función de Halo The Master Chief Collection en Xbox One.
  • En el caso de los retrocompatibles, el SSD es lo que otorgará mejoras en varios aspectos a cada juego. Como por ejemplo tiempo de cargas mejoradas, framerate más elevado, una mayor resolución. De hecho ayer hablamos de las mejoras de los retrocompatibles en un post aparte.


COMPATIBILIDAD CON HDD/SSD EXTERNOS
 
Los HDD/SSD que usemos en Xbox One para almacenar juegos y jugar desde allí seguirán sirviendo en Xbox Series. Solamente debemos conectar la memoria externa al puerto 3.1 USB y podremos disfrutar de todo el catalogo retrocompatible sin mucho esfuerzo. Sí, así de sencillo será conectar el disco duro que usamos en Xbox One.
 
En Xbox One usamos discos externos USB 3.0 y con más de 256GB de memoria para almacenar juegos. Normalmente muchas personas que tienen instalados decenas de títulos usan discos de 1 a 2TB hoy en día, e incluso más.
 
Estos discos también sirven para almacenar juegos de Xbox Series, pero no para jugarlos porque requieren estar en la memoria interna. Puede que no sea la mejor solución el tener que microgestionar nuestros juegos, pero si algo temporal que algunos pueden aceptar. Podremos transferir contenidos de una memoria externa a la interna, o viceversa, en cuestión de minutos. Por ejemplo tomamos Assassin's Creed Origins, un juego de casi 50 GB*.
  1. Desde un SSD externo al SSD interno: 2: 18.53 minutos
  2. Desde un disco duro externo a un SSD interno: 7: 46.03 minutos
  3. Desde SSD interno al SSD externo: 04: 33.10 minutos
  4. Desde SSD interno al HDD externo: 10: 36.78 minutos
TARJETAS DE EXPANSIÓN
 

Anunciandas poco tiempo después de la revelación de Series X, estas tarjetas de expansión de 1TB serán la mejor alternativa a las memorias internas de cada consola al tener la misma velocidad de lectura del SSD y que es compatibles con todas las nuevas tecnologías que Microsoft ha desarrollado, pero su valor será de 220 USD debido a ser algo todavía nuevos en el mercado. 

Seagate es la única empresa que fábrica estas tarjetas en la actualidad, pero más empresas comenzarán a fabricar sus tarjetas de expansión en el futuro y cuando el mercado empiece a aceptarlas de una forma mucho más masiva, puede que veamos un cambio en los altos precios. Por ahora nuestro viejos discos duros tendrán que salir al rescate.

 *Fuente: Venture Beat